viernes, 27 de abril de 2007

LA LUZ DE MIS NOCHES

Los días van arañando
segundos a nuestras noches,
mientras estrellas y luna
lo aceptarán sin reproches.

Mis párpados silenciosos,
para mi vida telones,
estrenarán sin dudarlo
cada mañana ilusiones.

Las pestañas de la aurora
pintarán de mil colores,
el despertar de tus ojos
dulces y arrebatadores.

Y en el espacio que queda
entre que el rey sol se pone
y tu piel vuelve a ser suya,
serás la luz que me arrope.


Abril 2007

2 comentarios:

Gala dijo...

Encantadoras figuras las que adornan tu poema.
El segundo cuarteto me gusta por encima de todo. Levantar los parpados cada mañana para estrenar una nueva obra llena de ilusión es algo precioso.

Pigmalión dijo...

Tu comentario también es precioso, Gala.

Muchísimas gracias.