miércoles, 7 de mayo de 2008

CUANDO EL HORIZONTE FALTE


Vuela golondrina rauda,
con el viento favorable,
hacia el norte en primavera
buscando nuevos paisajes.
Pero no olvides volver
antes que el hielo te atrape.

Luce tu precioso pecho
- inspiración de romances -
y tus trinos alabados
por artistas elegantes
que derramarán sus versos
sobre mujeres y amantes.

Cuando la lluvia te empape,
cuando tus plumas se embarren,
cuando las fuerzas te fallen,
cuando el horizonte falte,
cuando nadie te cobije,
cuando tu canto se apague,
te quedará una ventana
que nunca podrá cerrarse.

Mayo 2008

5 comentarios:

Anónimo dijo...

demuestras mucha generosidad entre otras cosas en tus palabras.pero no es mejor,que vuele para nunca mas volver?que busque otro horizonte?.
un besote (ch)

Veracruz dijo...

Generoso ofrecimiento esperar desnudo con la ventana abierta el regreso del ave viajera en su declive. Mucho calor parece albergar ese pecho y se aprecia en tu poesía.

Pigmalión dijo...

Anónimo
No se si será lo mejor, pero si es muy probable que tras esa ventana un día no haya nada.

Tal vez mi generosidad sea en realidad egoismo.

Un beso.

Veracruz
El frío empieza a ganar terreno al calor. Cada vez la esperanza es menos.

Penélope dijo...

Alguna vez de pequeña soñe con ser pájaro pero nunca una golondrina. Ahora mismo me gustaría serlo y volar a esa ventana. No creo que pueda existir una cornisa más acojedora.

Pigmalión dijo...

Penélope

Haberlas las habrá, seguro, más acogedoras. Pero las golondrinas son caprichosas y nunca se sabe.