jueves, 19 de febrero de 2009

LLUEVE OTRA TARDE


Llueve una tarde de invierno
y el mar atrae mis pasos.
Aquí estuve tantas horas,
a tu vacío abrazado,
lejos del mundo real,
mirando un punto lejano
- Aquel que unía los azules:
nuestro horizonte de antaño -.

Por capricho del destino
el sol, antes de su ocaso,
con luz hace colorines
ante mis ojos cansados.
Huele a lluvia y a salitre.
Me acompaña Cristian Castro.
Pienso en versos y sonrío
al recordar que hace años
a cucharadas mi risa
un día te fue atropellando.

Ha caído mucha lluvia
sobre el lienzo de aquel cuadro
diluyendo la acuarela
que pinté con éstas manos.
Hoy el mar vuelve a atraerme
donde tanto esperé en vano.
Hoy todo aquí habla de ti,
pero no te estoy llorando.


Febrero 2009

6 comentarios:

Suri, l'apprendista dijo...

La vida es una noria en la que te subes o te arroya... Y no te da ninguna oportunidad para velar tus ausencias, para echar la mirada atrás o para recuperar el tiempo perdido.

Tal vez la vida sea sabia y quiera que nuestros tributos se perdonen sobre sangre nueva… Y así evitar que los paguemos con la nuestra…

Excelente poema, Pigmalión, delicadamente compuesto y hondo como tu pena.

Gracias por ello.

Anónimo dijo...

Es éste uno de los más bellos poemas que te he leído.

Melancólico, con esa melancolía que pareces llevar adherida a la piel; una melancolía húmeda de mar, de lluvia y de lágrimas ...
Todo ello armonizado en una profunda y dolorosa sinfonía literaria que va mucho más allá de la mera creación.

Un beso, Corazón
V.

Laura dijo...

Wooooooo. La curiosidad de saber que habría aquí sobre Cristian me ha hecho leer esto y me ha parecido lindísimo. Podría ser hasta la letra de una de sus canciones. Muy bonito todo, corazón griego.

Pigmalión dijo...

Suri

Tus comentarios puede que no se catalogen como poesía, pero merecen un EXCELENTE - en mayúsculas - . Además hacen que este lugar gane en calidad literaria sin ninguna duda.

V

Que mi poema sea más o menos bello es lo menos importante. Si lo es el que tú me leas.

Un beso.

Laura

Mucha categoría das a lo que yo haya podido escribir. En todo caso, si alguien le quiere poner música y Cristian decide cantarla estoy dispuesto a cederla gustosamente.

Celebro que te haya gustado.


Gracias a los tres por dejar aquí un poquito de vuestro tiempo.

Fran.

Anónimo dijo...

Bello...bello...aún con la nostalgía que transmite...las palabras cobran vida...en la tintilla que derrama en cada verso...

Desde este lugar en que habito...
gracias. Poeta.

Nikos-Emmanuel dijo...

Qué hermosamente has reflejado ese momento tan personal y esa atracción inevitable que el mar parece ejercer sobre todos nosotros.

No, no estás llorando; pero casi me atrevería a decir que de lágrimas nacieron el mar y la lluvia que en el poema te acompañan.

Gracias,

Y un abrazo.