lunes, 10 de septiembre de 2007

IMPOTENCIA


Como garras de felino
se crispan todos mis dedos
al unirse rabia y miedos,
desgarrando como espinos
con instintos asesinos.
Quieren herir la distancia
y que sangre en abundancia,
hundiéndose hasta el instante
en que un grito escalofriante
termina con mi arrogancia.


Agosto - 2007

2 comentarios:

Diana dijo...

Soltar la rabia frecuentemente termina generando más dolor.
Lo has expresado muy bien.

Pigmalión dijo...

Esa impotencia no es patrimonio exclusivo mio. Pero si tu has entendido lo que quise decir es que acerte en la forma de hacerlo.

Gracias por mostrar tu opinión