viernes, 12 de octubre de 2007

MIS SENTIDOS

Era el olor de tu piel,
a rosas sobre rocío.
Lo guardaba en un dedal
como un tesoro escondido.

Era el tacto de tu cuerpo
en aquel invierno frío.
Lo sentía cada siete
del mes en que yo he nacido.

Era mi mirada esclava
de tus ojos y su brillo.

La buscabas de mañana
y antes de quedar dormidos.

Era tu voz un regalo
acariciando mi oído.
Cuando rozando mi cara
me decías ¡ay mi niño!

Era el sabor de tu boca
Que me inundó como un río.
Aquella primera noche
que rendimos el vestido.

Era sentirte en el alma.
Era un sentir compartido.
Hoy lloro porque tu ausencia
quiere matar mis sentidos.


Octubre 2007

20 comentarios:

Veracruz dijo...

Mucho tiempo ausente, poeta.
Desde este lugar lejano confirmo que tus sentidos son maravillosos.
Un besote.

Pigmalión dijo...

Gracias, Veracruz, espero que mi poema también te haya gustado aunque no te parezca tan maravilloso.

Un beso, sin te.

Anónimo dijo...

Ojala todo lo que sientes en el poema se lo puedieras decir a alguien de verdad , pero tú relisamo te lo impide.
Aprende a soñar sin dañar,una amiga.

Pigmalión dijo...

Anónimo dijo...
Una enterga así, solo merece, tu alegria,quien pudiera oir esas palabras.

Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.
28 de septiembre de 2007 10:58
Anónimo dijo...
Ojala todo lo que sientes en el poema se lo puedieras decir a alguien de verdad , pero tú relisamo te lo impide.
Aprende a soñar sin dañar,una amiga.
13 de octubre de 2007 19:33


Anónimo/a.
Dada tu particular forma de escribir, que al principio achaqué a deditos gordos y torpes y hoy tengo la evidencia clarísima de que es totalmente intencionada, no he terminado de adivinar si dices que he dañado a una amiga o que he dañado en general y te despides como una amiga.
Pase que me llames viejo, pase que pienses que no me alegre escuchar ciertas cosas. Pero como anónima no puedes saber si esto puedo decírselo a alguien y mucho menos lo que ese “relisamo” que nombras puede impedir.
Nunca he dañado a nadie soñando. Y si lo he hecho despierto siempre me he arrepentido y he pedido perdón.
Tal vez me conoces. Tal vez sólo intentas aconsejarme de buena fe. Pero cuando se dicen cosas así es mejor sin el anonimato, en algún lugar menos concurrido y hablarlas largo y tendido.
Ahí te lanzo el guante de Pigmalión. Tu dirás lugar, día y hora.

Anónimo dijo...

No quise ofender, solo queria saber si al escribir eso eres capaz de amar sin dañar. Si eres capaz de soñar, pero en ningun momento mi intención era molestar,bueno y con respecto a lo de viejo, solo era una referencia al poema de Itaca de kavafis donde
el final del viaje, es el final de la vida.
No recojo el guante lo dejo en el suelo,no soy una galatea,quiza lo de soñar era por ella, por encontar esa perfccion.

Pigmalión dijo...

Anónima, acepto que no pretendías ofender. Tu duda sobre si al escribir eso era capaz de amar sin dañar no se en que la basas y te agradecería me lo dijeses. No soy yo quien debe juzgar si se amar sin dañar, tal vez alguien a quien yo haya amado pudiera responderte con más propiedad.

Mi guante,a pesar de utilizar esa imagen de reto no representaba tal cosa, pretendía ofrecer o pedir una conversación entre tú y yo. No hace falta ser una Galatea para recoger mi ofrecimiento. Me gusta la perfección aunque para nada soy perfecto. Quizás si lo fuese hoy no estaría aquí.

Lo que no terminaré de entender, si no me lo explicas, es que se te ve muy puesta en tema griego, tu forma de expresarte es de lo más correcta y en cambio sigues con una gramática un poco rara y escribiendo cosas como perfccion. ¿Le ocurre algo a tu teclado?

Dios dijo...

Aquí no entra nadie: es tu corazón podrido mordiéndose a sí mismo.
¿No te das asco, tarado?

Anónimo dijo...

Bueno no pensaba contestarte, solo son palabras lo que dije. Yo pretendía conocer el alma de un poeta.

Ya veo que tienen de de todo.

P.D. Donde nos ibamos a escribir si yo encontre esto por casualidad, hablando de griegos.

Pigmalión dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pigmalión dijo...

Pues sí Gios, me doy asco. No puedes imaginar cuanto por no conocerme realmente, aunque creas lo contrario.

Pero nunca me llamaría Dios, ni presumiría de ello. A veces hacen cosas que, sin querer, provocan cataclismos.

Y no dudes que siento y sentiré toda mi vida asco en cada bocado a mi corazón.

Pigmalión dijo...

Ya ves si tienen cosas, anónimo.

Hasta los dioses en contra.

P.D: Pues tienes razón.

Anónimo dijo...

Hola Pigmalión...otra anónima que ya no lo es tanto, regresa a tu blog a decirte que, "MIS SENTIDOS" es un bello poema, escrito con el corazón, con tu bello corazón de griego..
Te dejo un dulce beso.

Pigmalión dijo...

Gracias sinceras, anónima reincidente, por ese beso y por tus halagos a mi poema. Tus comentarios, buenos o malos, siempre serán bienvenidos, tanto aquí como en el foro.

Mejor sigue en el anonimato. No vaya a ser que "dios" te castigue por tu osadía.

Anónimo dijo...

Gracias encantador Pigmalión, te haré caso y seguiré con mi anonimato...Aunque mi Dios no castiga...Otro beso dulce para tu corazón griego.

Anónimo dijo...

era la malhadada quimera que te enfermó el entendimiento
el juego con tu alma de los dioses sin corazón
tú sin embargo
- el más ingenioso de los hombres -
cómo no adivinaste
qué amargura
cuánto castigo
qué nuevas heridas traerá
el fin de tu inquieto camino
el vano regreso
tu triste arribar a la Ítaca asolada.

YORGOS SARANDIS

Espero que pongas mas poemas.

Pigmalión dijo...

YORGOS SARANDIS
Odiseo

Puesto que fuiste el causante de la desaparición de Troya
no te extrañes de hallarte bajo persecución divina
combatiendo con dioses invidentes y rudas esperanzas
no te extrañes
tú el más ingenioso entre los hombres.

La primera emboscada de los dioses es la nostalgia
es el juego insensato con tu alma
la malhadada quimera del regreso.

Anónimo.
Entre las ruinas de Troya y la Ítaca asolada la inspiración del poeta se ha ido resquebrajando junto a su alma.
Los sentimientos están, pero es mucha la fuerza de los dioses.
Gracias por mostrar esa esperanza.

Anónimo dijo...

Porque mi adorada musa,
me ha abandonado,
ya no tengo ilusión por nada,
las palabras no me salen del alma.

Y por más que intento sacarlas,
por más que intento volver,
volver atrás para recordar,
como las palabras brotaban en mi,
sin apuros, sin presiones,
nada más salían y solas se hacíanAhora ya no crecen,
¿será mi pluma o mi mente?
¿o que ya no sirvo simplemente?.
No lo se, no lo comprendo,
solo siento, esta triste perdida,
porque la poesía es la máquina,
que mueve mi vida,
y esa máquina está oxidada,
y por más que la engrase de sueños y ilusiones,,,,,
las palabras no brotan como en antaño
bueno adelante, espero..............

Pigmalión dijo...

Anónimo.
Leida queda tu reflexión.
Dejaré de intentar comprender y me centraré en las tres últimas palabras que has escrito.
Gracias.

Anónimo dijo...

jajaja bueno pues comienza , quiero leer más cosas tuyas.
No quiero seguir buscando poemas para animarte.

Pigmalión dijo...

Sin empujar, anónima, sin empujar. Que una cosa es salir adelante y otra ponerse a escribir como un poseso.
Pero prometo intentar dar un giro a la temática.

P.D:Aún así busca poemas que eso es una buena costumbre.