jueves, 7 de febrero de 2008

DESPEDIDA





Emerge de las tinieblas
un espejo circular,
lentamente, sigiloso,
graba un camino en el mar,
de mis pies al horizonte,
invitándome a soñar,
arrastrando el pensamiento
hacia una trampa mortal.

No se atisba Samotracia
y a mi lado nadie está.
No hay Mythos sobre la mesa
ni pasta para cenar.

El alma vuelve a arañarme
-quiere dejarme y volar-
Le grito: ¡olvida esa luna!
¡ya no puedo sufrir más!

Febrero 2008

12 comentarios:

psique dijo...

Pigmalión. Si ya no puedes sufir más... ¿no te apuntarías entonces a empezar a disfrutar?.

Atisbarás Samatracia, y quién sabe si será más maravilloso el viaje y el atisbamiento...

Un beso.


(si te pasas por mi casita de avellana, estoy de obras y anda todo levantado... es algo provisional, espero que el blog esté en condiciones cuanto antes)

Otro beso.

(Y alguna canción dedicada, jejeje)

Penélope dijo...

La luna seguirá saliendo muchas noches. Sólo tienes que cambiarle la cara al sueño y pensar que hay más caminos.
Cuanto más te leo más me alegro de conocerte. Me encanta ver como eres capaz de sentir.
Besos mios y de Caliope ¡que no sabemos donde te metes!

Anónimo dijo...

Diciendo las cosas que dices si yo fuera esa luna también te pondría el camino de estrellitas hasta los pies. Aquí ni se ve Samotracia ni hay Mytos en la mesa pero estás invitado a cenar pasta o lo que tú quieras. Un beso.
R.

Veracruz dijo...

Pigmalión, me gustó el poema.
El alma no entiende de ordenes por muy urgentes que sean.
Me pregunto que tendrá esa luna para atraparte de tal manera.

Anónimo dijo...

Ya mi voz no suplica ni lastima
como la vieja música del mar
a los marinos tímidos y al cielo.
Si pudiera la haría tan suave
como fino suspiro de muchacha,
como brillo de dientes o poema.

Oh, voz del abandono sin sollozos:
oh, mi voz como la luz desordenada,
como gladiola fúnebre.

Pienso que sentir como sientes, es algo que no todos podemos hacer, quiza, eso llevas por delante, sensaciones y pensamientos que otros jamas tendremos.

Poema Primer Canto De Abandono de Efrain Huerta
Saludos.

Pigmalión dijo...

psique
Te aseguro que no he matado la capacidad de disfrutar, sigue ahí esperando el momento que lo merezca.
Samotracia no se si la volveré a atisbar pero otra isla me está esperando ya en el mismo mar y en las mismas fechas.
Besos.

Penélope
La luna siempre se ve en todos los caminos, tiene una situación privilegiada en su cielo, y no creo que sea cuestión de cambiarle lacara sino de plantarle cara y seguir caminando.
Seguiré sintiendo y no desapareceré del todo. Tengo que recoger esos besos.

Anónimo, R
Tú invita, que ya sabes que mis cenas no son frugales y te van a salir por una pasta, pero no italiana precisamente.
Un beso.

Veracruz
Vas a tener que perdonarme que no te lo diga, pero es que necesitaría horas para enumerarlo todo.
Gracias por no olvidarme.
Un saludo.

Anónimo, lector de Efraín Huerta
A tu comentario poético la mejor respuesta puede ser este poema del propio Efraín que me gustaría compartir y dedicar con todos los que habeis comentado mi poema.
Gracias.


ÉSTE ES UN AMOR


Éste es un amor que tuvo su origen
y en un principio no era sino un poco de miedo
y una ternura que no quería nacer y hacerse fruto.
Un amor bien nacido de ese mar de sus ojos,
un amor que tiene a su voz como ángel y bandera,
un amor que huele a aire y a nardos y a cuerpo húmedo,
un amor que no tiene remedio, ni salvación,
ni vida, ni muerte, ni siquiera una pequeña agonía.

Éste es un amor rodeado de jardines y de luces
y de la nieve de una montaña de febrero
y del ansia que uno respira bajo el crepúsculo de San Ángel
y de todo lo que no se sabe, porque nunca se sabe
por qué llega el amor y luego las manos
- esas terribles manos delgadas como el pensamiento -
se entrelazan y un suave sudor de - otra vez - miedo,
brilla como las perlas abandonadas
y sigue brillando aun cuando el beso, los besos,
los miles y millones de besos se parecen al fuego
y se parecen a la derrota y al triunfo
y a todo lo que parece poesía - y es poesía.

Ésta es la historia de un amor con oscuros y tiernos orígenes:
vino como unas alas de paloma y la paloma no tenía ojos
y nosotros nos veíamos a lo largo de los ríos
y a lo ancho de los países
y las distancias eran como inmensos océanos
y tan breves como una sonrisa sin luz
y sin embargo ella me tendía la mano y yo tocaba su piel llena de gracia
y me sumergía en sus ojos en llamas
y me moría a su lado y respiraba como un árbol despedazado
y entonces me olvidaba de mi nombre
y del maldito nombre de las cosas y de las flores
y quería gritar y gritarle al lado que la amaba
y que yo ya no tenía corazón para amarla
sino tan sólo una inquietud del tamaño del cielo
y tan pequeña como la tierra que cabe en la palma de la mano.

Y yo veía que todo estaba en sus ojos - otra vez ese mar -,
ese mal, esa peligrosa bondad,
ese crimen, ese profundo espíritu que todo lo sabe
y que ya ha adivinado que estoy con el amor hasta los hombros,
hasta el alma y hasta los mustios labios.
Ya lo saben sus ojos y ya lo sabe el espléndido metal de sus muslos,
ya lo saben las fotografías y las calles
y ya lo saben las palabras - y las palabras y las calles y las fotografías
ya saben que lo saben y que ella y yo lo sabemos
y que hemos de morirnos toda la vida para no rompernos el alma
y no llorar de amor.

Anónimo dijo...

Me gustó pasar por aquí. Me gustaron las cosas que escribiste. Me gustaron tus respuestas a los comentarios. Encontré a un ser humano que escribe de sentimientos y vivencias.
Un blog con imágenes griegas y un corazón escondido en sus letras. Si eso es acertado que lo sea también la cabecera y que no muera nunca. Gustosamente volveré.

Tomás dijo...

me sabe bien navegar en tus letras
ME HE BAÑADO
quizá esta vez mi talón se cubra de esta inmortalidad

un abrazo

Anónimo dijo...

Un saludo,solo si te sirve,te mando esto.


TU RISA

Quítame el pan si quieres,
quítame el aire, pero
no me quites tu risa.

No me quites la rosa,
la lanza que desgranas,
el agua que de pronto
estalla en tu alegría,
la repentina ola
de planta que te nace.

Mi lucha es dura y vuelvo
con los ojos cansados
a veces de haber visto
la tierra que no cambia,
pero al entrar tu risa
sube al cielo buscándome
y abre para mí
todas las puertas de la vida.


Amor mío, en la hora
más oscura desgrana
tu risa, y si de pronto
ves que mi sangre mancha
las piedras de la calle,
ríe, porque tu risa
será para mis manos
como una espada fresca.

Junto al mar en otoño,
tu risa debe alzar
su cascada de espuma,
y en primavera, amor,
quiero tu risa como
la flor que yo esperaba,
la flor azul, la rosa
de mi patria sonora.

Ríete de la noche,
del día, de la luna,
ríete de las calles
torcidas de la isla,
ríete de este torpe
muchacho que te quiere,
pero cuando yo abro
los ojos y los cierro,
cuando mis pasos van,
cuando vuelven mis pasos,
niégame el pan, el aire,
la luz, la primavera,
pero tu risa nunca
porque me moriría.

Espero que esto te saque de tu tristeza o temores.

Los versos de el capitan
Pablo Neruda.

Tomás dijo...

bueno, Pigamalión,

para que no sufras y puedas salir de la isla junto a Steve McQueen y Dustin Hoffman te he dejado un regalo en mi Hotel

un abrazo

Pigmalión dijo...

Anónimo/a que volverá gustosamente

Si he de responderte que es lo que más valoro de tu comentario, no lo dudaré ni un segundo. El que hayas visto sobre todo un ser humano. Es el mayor elogio que podría esperar.

Serás bienvenido/a siempre. Incluso si la próxima vez dices que no te gusta lo que encuentras.

Gracias.

F.

Tomás

Dos visitas y una de ellas para traerme ese regalo.
Un halago que me parece excesivo para mí y lo que pueda ofrecer en este blog.

Siempre he admirado tu trabajo por la poesía y por acercarla a la gente. He visitado tu página en muchas ocasiones, me he servido de la ayuda que en ella brindas y ahora me encuentro con algo inesperado. Sólo puedo decir una vez más: Gracias.

Un saludo.

F.

anónimo/a TU RISA

Un poema como el que me regalas siempre sirve, aunque sólo sea para disfrutar de su lectura.

Cuanto puede valer una risa si se desea incluso para que se ría de uno mismo, - ríete de este torpe
muchacho que te quiere
-mientras su falta puede llevar a la muerte.

Pues sí, hay risas así, puedo jurarlo.

Gracias por traer contigo a visitante tan ilustre.

Un saludo.

F.

Tomás dijo...

querido amigo

estamos para eso, compartir, yo aprendo leyendo de vosotros y comparto lo que sé, aunque sí debes de saber que todo está en las palabras, por mucho que te enseñen, las plabaras son las únicas que te pueden ayuadar si las tratas bien, con respeto y amor y ellas serán tolerantes contigo y harán que tu mundo poético brille y suene a música celestial

un abrazo