viernes, 9 de noviembre de 2007

LLAMADME LOCO


Necios que nos llamáis locos
por no hacer lo habitual,
por negarnos a olvidar,
por no ser como vosotros.

Ilusos de amor fugaz
en vuestro mundo, dichosos.
Porque os miran otros ojos
y sentís felicidad.

Vivid el dolor de estar
ciegos, perdidos y solos
al perder ese mirar.

Sentid el corazón roto
y que el alma ya no está
porque fue entregada al otro.

Sin ser amados amad.
Morid al perderlo todo.
Y volvédmelo a llamar.


Noviembre 2007

6 comentarios:

Veracruz dijo...

La locura te hace escribir cosas muy duras, artista. Pero preciosas.
Te sigo leyendo.

Anónimo dijo...

Lindo poema con un tema muy crudo. Y atrevido el enfrentamiento con quienes no quieran entender la postura del supuesto loco.

Pigmalión dijo...

Gracias Veracruz. Sé que me lees aunque no comentes.
Lo de preciosas, dejemoslo en que a ti te lo parecen.

Pigmalión dijo...

Anónimo.

No es un enfrentamiento lo que planteo. Sólo mostrar que el punto de vista mayoritario no tiene que ser necesariamente el bueno.

Hay cosas que si no se viven en propia carne no se pueden juzgar con objetividad.

psique dijo...

No podría llamarte loco, ni tan siquiera insensato.

Algunos vivimos en nuestro dolor por el amor que no quiere mirarnos, que se olvidó de nosotros... o que nunca se entregó a nosotros. Amanos sin ser amados, aunque en el engaño de serlo... y seguimos sin ser amados, amando...



Pigmalión,a pesar del dolor, hay que mirar al frente, la vida no acaba en un amor que muere. Hay más amor, tiene que haberlo. Volverás a sonreir y a empacharte de gozo.

Derrocha tu sentir, y abre las puertas a la luz. En cualquier esquina puede estar, tiene que estar, la que nos libre de la oscuridad del desamor.


TE deseo que en este año que acaba de empezar encuentres la felicidad que ansías. Confía, y la encontrarás.

Pigmalión dijo...

Psique.
Es motivo de satisfacción leer que hay gente dispuesta a darte su apoyo cuando percibe que lo necesitas. Y eso merece un GRACIAS muy grande.

Hay que mirar al frente... pero uno se siente culpable porque piensa que pudo hacer,evitar, decir o callar algo que habría cambiado las cosas.
Amor hay...la felicidad está ahí... pero son cosas que si no se comparten no ponen luz en la mirada. Y ciertas cosas no se pueden compartir con cualquiera.

Tus deseos son bienvenidos.

F.