sábado, 17 de marzo de 2007

OLAS DE SEDA


Pequeño mar de mi lecho,
que entre tus olas de seda,
mientras subía la marea
viste luchar esos cuerpos.

En tu memoria cercana
escondes tantos secretos,
tanta tormenta hecha calma
tanta humedad siendo seco.

Recuérdame aquel momento,
cuando te surcaba ella
siendo mi piel su velero.

Y en un torbellino luego,
cuando se agiten mis velas,
ahoga en ti mis deseos.

Enero 2006

2 comentarios:

Veracruz dijo...

Precioso el fondo. Lo que debe minimizar cualquier juicio crítico sobre la forma.
Me gusta que no toda la poesía este marcada por las normas y esta es un buen ejemplo de ello.

Pigmalión dijo...

Si te gusta la poesía con errores de métrica y solo con fondo aquí te vas a hartar, jajaja.

Gracias de nuevo, Veracruz.